Las Monedas de Poncio Pilato Parte 2


Monedas de Poncio Pilato

Como difieren las Monedas de Pilato de las demás

Las monedas de Poncio Pilato, como las de otros prefectos y procuradores, no llevaban ni su efigie ni su nombre. Solo aparecieron el nombre y el título del emperador, aunque en la moneda del año 29 se inscribió el nombre de la madre del emperador. Estas inscripciones, a las que se agregó la fecha, están escritas en griego. Las monedas eran el único medio para introducir el nombre de la autoridad suprema en las provincias conquistadas en las partes más remotas del Imperio.

Interrogantes sobre el diseño y símbolos

Las monedas de Poncio Pilato estaban limitadas a solo dos modelos. La primera salió en el año 29, y la segunda en el año 30 volviéndose a emitir en el 31. La fecha de emisión fue estampada en las monedas; la colección completa de las monedas de Pilato consiste en solo estas tres muestras. Afortunadamente para los coleccionistas de monedas, cada uno de estos temas presenta numerosas variaciones que son particularmente interesantes, y ciertas variantes que son extremadamente raras.

Las ilustraciones de Pilato marcan una ruptura total con las de otros prefectos y procuradores, así como con todas las otras categorías monetarias en circulación en Judea en este momento.

Incluso si Pilato no hubiera sido conocido universalmente por su participación involuntaria en el origen del cristianismo, todavía habría tenido un lugar especial en el dominio de la numismática por la singularidad de sus monedas.

En efecto, cada una de sus monedas presenta en una de sus caras un objeto asociado a la adivinación o ritos religiosos romanos: el "simpulum" sobre el dinero del año 29, y el "lituus" sobre el del año 30 y 31. Debe ser admitió que cuando se trataba de una nación tan fuertemente apegada al monoteísmo y que rechazaba cualquier forma de adivinación, habría sido difícil encontrar una manera más torpe de ofender.

Sabiendo, que el dinero de otros prefectos y procuradores se conformaba en general a la Ley al usar motivos que recuerdan a los de los Asmoneos y de los Herodes más respetuosos, es tentador suponer que en opinión de la población judía las monedas fueron una provocación para las personas y sus costumbres.

¿Provocación o ignorancia?

La teoría de la provocación todavía parece bastante inverosímil. Incluso si es verdad que Pilato ignoraba las costumbres judías, no le interesaba repetir un error de la misma magnitud que el de los bustos. Lo más probable es que estuviera rodeado de consejeros que estuvieran bien informados de las creencias locales. El inmenso Imperio Romano no había sido construido por tontos, pero incluso hoy en día sabemos muy bien que ciertos ministerios están dirigidos más por funcionarios que por los mismos ministros. No debe olvidarse que las relaciones entre Pilato y las autoridades sacerdotales (que no habían dejado de manifestar desaprobación en una situación similar) no eran malas.

Agregando además que si Pilato realmente hubiera querido ofender a los judíos con sus monedas, bien podría haber grabado el retrato del Emperador en primera instancia usando el pretexto de que Herodes hizo casi lo mismo en su pequeño reino vecino.

Es por ello que, la teoría de la provocación, incluso si no debería descartarse, descansa sobre una base frágil y se debe examinar un cierto número de inconsistencias que son difíciles de resolver.

Resolviendo las inconsistencias

La hipótesis que parece más probable es la siguiente: Pilato deseaba mucho ilustrar sus monedas con el simpulum y luego el lituus porque había fuertes vínculos que lo ataron personalmente a esos símbolos, como lo sugirieron F.A. Banks; y no porque quisiera provocar a nadie. Consciente de la incongruencia de las imágenes elegidas en el contexto de las creencias locales, matizó el simpulum en el primer número al grabar tres espigas de cebada en el reverso, siendo este un símbolo inofensivo o neutral en lo que respecta a la Ley. Además, la misma dicotomía era evidente cuando, en los años 30 y 31, las monedas de Pilato llevaban a un lado el lituus y, por el otro, una corona de laurel, otro motivo neutro que los judíos estaban acostumbrados a ver en su dinero.

Si fuera posible ver en la mente de Pilato cuando estaba eligiendo diseños para su acuñación, sería fácil imaginarlo pensando: "Un lado para mí, un lado para ellos".

Otro elemento importante aboga por la mitigación del impacto potencialmente negativo de los símbolos: ¡son irreconocibles! Esta impresión no solo se debe a la simplicidad (deliberada) del dibujo. Solo el ciudadano romano, familiarizado con las prácticas de adivinación y augurio, podría haber identificado esos objetos con certeza.

No hay ninguna razón por la cual las cosas deberían haber sido fundamentalmente diferentes para el pueblo judío de esa época. Al igual que otras personas de la antigüedad, eran en su mayoría artesanos, pescadores o agricultores que no tenían ni los medios ni la necesidad de adquirir un alto nivel de aprendizaje y para quienes el estilo de vida y el comportamiento de la lejana Roma eran cuestiones de indiferencia, y cualquier caso inaccesible.  No se puede imaginar al judío común expresando viva indignación cada vez que tuvo que gastar una de las monedas de Pilato. Además, la cara inversa de las monedas presentaba un objeto familiar y conformista que era fácilmente identificable.

En cuanto a las autoridades sacerdotales, que estaban obligadas a haber conocido el verdadero significado de los símbolos, podemos suponer razonablemente que aceptaron las monedas como un punto muerto. Teniendo en cuenta la naturaleza obstinada de un prefecto que tenía el poder de supervisar su negocio, a nadie le interesaba realmente rebelarse mientras las relaciones eran bastante buenas. No solo por un motivo de todos modos. Además, la credibilidad de los sumos sacerdotes fue en ese momento considerablemente reducida a los ojos del pueblo ya que habían sido nombrados por los romanos y no eran verdaderos descendientes de la familia Sadoq.

Por lo tanto, parece bastante razonable considerar que las monedas de Pilato, consideradas por mucho tiempo como los objetos provocativos que a primera vista podrían parecer, son en realidad un compromiso sutil que satisfaría la Ley (de una manera) y, más profundamente, la voluntad del prefecto






QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Registra tu email aquí:

Por FeedBurner

Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue
Las Monedas de Poncio Pilato Parte 2 Las Monedas de Poncio Pilato Parte 2 Reviewed by Mercedes Balda on 13:30:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.